La formación política ha cosechado un gran rechazo en las elecciones perdiendo todos sus concejales, 530 votos menos, y quedando penúltimo en todas las candidaturas. A nivel autonómico obtuvieron un 0,02% de los votos.

Votemos Fuerteventura, que se presentó como Votemos La Oliva nutrido de militantes de Podemos, consiguió en 2015 obtener 764 votos y 3 concejales con grupo propio en el consistorio norteño. En las elecciones de 2019, con el 100% escrutado ha obtenido un pobre resultado (3,40%) quedando penúltima fuerza por detrás de partidos con nula implantación en el municipio como Ciudadanos. Pierden 530 votos, más de dos tercios, con Patricio Carneiro García como candidato.

El mejor resultado absoluto lo obtuvo con Domingo Martínez Berriel en el Cabildo de Fuerteventura con 487 votos y un 1,34% de los votos, aunque detrás de formaciones como Vox, Ciudadanos y el Partido de Fuerteventura.

Judicialización de la política

La actuación del partido se ha caracterizado por una agresiva campaña de judicialización de la política municipal, llegando a colapsar las dependencias municipales por las denuncias en Fiscalía. El ahora exconcejal Álvaro de Astica llevó incluso al terreno de la descalificación personal sus denuncias, lo que ha resultado todo un fracaso electoral.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here